Las islas, estamos tan lejos.

Publicado el Por admin
0 0
Read Time:5 Minute, 35 Second

Llegué a Hiroshima el día justo que un tifón estaba justo en la costa Este de Japón. Desde la mañana que salí a buscar una lavandería automática sentí los fuertes vientos, lluvia y asta un poco fresca la mañana. Eran las 9am cuando caminaba, ahora sí sin rumbo en busca de una lavandería. Fue divertido preguntar en una tienda si conocían una coin raundury que es como suena y se dice coin laundry. No, no sabían dónde, así que seguí caminando hacia donde mi instinto de explorador experimentado me indicaba… Siempre hacia el lugar más complicado!
Llegué por supuesto a una esquina muy concurrida otros días, pero el tifón haciendo de las suyas obliga a los locales a mantenerse en sus casas. Yo no, siempre hacia adelante. En busca de nuevas experiencias… Tenía tanta ropa sucia que el tifón no iba a poder conmigo… Ya en serio, nunca un viento me había aventado tan fuerte de un lado a otro. Me jaloneaba como un trapo… Incluso la gente se baja de la bici porque los puede tumbar fácilmente, además de que son tan flaquitos los y las japonesas que seguro los lanza con todo y bici… 

Llegué a una de estas convi y compré agua y pregunté «koin raundury doko des ka?» O algo así que estuve ensayando en la mañana más temprano. Y la chica muy amable como siempre hasta se salió conmigo de la tienda y me dijo que caminara derecho sobre esa misma calle. Le di las gracias y ella a mi como cuatro veces. Fue linda. Justamente mi instinto de explorador estaba bien, era de las tres posibilidades, la más canija. Haca arriba. Con viento en contra, algo de lluvia y sin autobús, además de que propiamente yo no sabía cuánto tenía que caminar. Si el primer paso con la pierna izquierda porque la ampolla de la derecha aun me dolía. 

Unos 15 minutos de sufrimiento y placer (al mismo tiempo) después, Llegué a la dichosa lavandería automática, desde luego que el menú de la máquina estaba en completo japonés. Y parecía japonés antiguo. Hice uso de todo mi sentido común para, sin pensarlo más de 4 segundos, preguntarle a la señora de al lado cómo lavar mi ropa. Amablemente señaló los números y la máquina despachadora de detergente. Dio la vuelta y desapareció e el tifón. 

Par la ropa, puse detergente, cerré la tapa, puse dinero (¥200) y presioné el botón sutarutsu スタルツ(start). La máquina inició sin problema. Ahora yo tenía que resolver otro: desayunar. 

Continué caminando hacia arriba porque de donde yo venia no vi ningún local de comida abierto. Llegué después de otros 8minutos a un restaurante. Algo que equivaldría en México a unos bisquets de Obregón o a un portón tal vez… Fui el primer cliente del día.  

Es un lugar estilo bufete como la UAM. Tomas una charola y un plato. Arriba hay un menú con distintos tazones de fideos. Eliges uno y el joven que me iba indicando a señas el procedimiento, le iba gritando a la cocinera lo que yo señalaba… Bien padre. Luego me mostró las guarniciones y yo agarré un gran tempura el pensó yo ya había terminado, jajaja pero no se imaginaba que yo iba a tomar dos barritas de queso tempura y él dijo dos barras y yo dije, bueno una más y él tres barras y yo sobándome la panza dije I’m too hungry con un tono como del gigante de las habichuelas mágicas. Todos reímos mucho, incluso las cocineras y la cajera que veían que yo llevaba un desayuno como para tres personas.

Me senté, le tomé foto al desayuno y me lo comí t o d i t o.  Fui por mi ropa y luego Llegué a la estación del tren Maiko y ahí hice el enlace con #Bixiradio para contar al aire un poco de las experiencias en bici recientes. Me dio mucho gusto escuchar a los amigos y amigas bixiuameros y en especial, escuchar un conjunto de voces chacoteras en español. 

Eran alrededor de las doce del día. 

Me subí al shinkansen y me lancé hacia Hiroshima, pero debido al tifón, algunas partidas se cancelaron y tuve que esperar un poco más. 

  Llegué a Hiroshima y el clima había empeorado. Podría decir que incluso hacía frío y seguía lloviendo. Todas las bicicletas estacionadas en la calle estaban tiradas. Muertas, derribadas por el enfurecido viento que golpeaba desde el SE. Llegué a mi hostal y todo estuvo bien. Salí a caminar un rato porque aún era temprano. Como las 6pm. Fui a la calle comercial hondori que es como que ahora es la calle de Madero en el centro. Di vueltas y de la nada apareció la tienda perfecta. El templo de los mochileros. Entré con la firme pero quebrantable convicción de nomás ver tantito, pero salí con una mochila nueva en los hombros. Por supuesto que la pagué, no va usted a creer que no mi estimadisimo lector. Salí bien contentote y caminé. Hacia donde yo creía que era el regreso hacia el hostal… O sea cruzar el parque memorial nuevamente. Este parque por cierto tiene unas esculturas y un monumento además de que está frente al A-dome el único edificio del que sobreviven sus restos después de la bomba atómica del ’45 y pues lo había mirado un rato antes, pero extrañamente, es en esa zona donde las calles no son tan rectas ni tienen una retícula tan precisa como en otros lugares, por eso cuando creí que caminaba en una dirección y Llegué a algo nuevo, saqué el mapa y noté esa curvatura. Estaba ahí frente a un local de fideos o noodles en inglés. Entré y pedí el picante súper Hiroshima Style que te sirven en un tazón los fideos y en otro tazón de piedra súper valiente el guisado que es una especie de salsa boloñesa con picante. Se trata de que con tus おはし(palillos) tomas unos fideos, los metes en el caldillo y luego les soplas(muuuy importante, porque el primer bocado que di, como ya me moría de hambre, me quemó la trompa) y luego sorbes los ricos fideos picosos. Estuvo buena la cena.  

    
   
Regresé al hostal y me senté en la sala común y platiqué con los otros huéspedes. Todos estábamos de buen humor y algo consternados por el tifón. Comentamos que teníamos ganas de ir a la famosa isla Miyajima pero que el exceso de turistas nos quitaba las ganas, decidimos que irnos muy temprano era la mejor opción. Así que la isla será visitada. 

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleppy
Sleppy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *