Las cosas como son… Al revés 

Publicado el Por admin
0 0
Read Time:4 Minute, 21 Second

¿Por qué todo lo hacemos al revés? En México y en Japón todo está invertido… Aunque ya sabía que los coches tienen el volante del lado derecho, que se circula del lado izquierdo y a la derecha el contra sentido, que escriben de arriba para abajo pero de izquierda a derecha, la cosa a penas empieza ahí.  Creo que comencé a entender esto cuando renté la bicicleta el segundo día que anduve por Tokio porque necesitaba poner mucha atención para andar en la calle, aunque dejé preocuparme tanto cuando vi que toda la gente anda en bici sobre la banqueta y en ambos sentidos… Algo prácticamente imposible en la Ciudad de México, para empezar porque todas las casas que tienen su entrada para coche hacen un desnivel que a veces es imposible de bajar y volver a subir sin darse un fregadazo en la llanta… Acá en Japón casi todas las banquetas están parejas. Los coches generalmente no están dentro del terreno de las casas particulares, ¡no caben! Así que los estacionan en estacionamientos públicos… Como las pensiones. 

Bueno como estaba diciendo, andar en bici no fue tan complicado, y cuando ya le agarré confianza hasta me corté el viento con uno que otro autobús. Dejé de hacerlo porque se detenían muy seguido. Así como en México la vuelta a la der ha es contínua, en Japón es a la izquierda… Aunque no tan contínua, porque en Japón el peatón no sólo tiene prioridad ante todos los demás vehículos, sino que sí se respeta… Y puede estar cruzando la calle una viejita y aunque se le ponga la luz en verde a los autos, nadie se mueve ni se impacienta, no toca el cláxon, ni le avienta el coche a NADIE. De la misma manera, los peatones SIEMPRE esperan a que la luz verde del cruce peatonal esté encendida para cruzarse, sin importar que no vengan coches.. Eso también es impresionante, por eso digo que todo es al revés. Otra de las cosas volteadas de la vida son los trenes y metro y autobuses… También al revés. Por ejemplo, en metro del D.F si estás en la estación Ermita, el tren lo tomarás mirando hacia la próxima terminal estará de tu lado derecho. O en el otro tipo de estación como Zócalo será de tu lado izquierdo, pero en Japón en todas las estaciones hay varios andenes y a es al revés. Pero también en los hoteles y hostales donde he estado las cosas están invertidas, el sentido de abrir y cerrar las llaves del agua, el seguro yo de la puerta, ¡inclusive las agujetas se amarran al revés! Jajajaja no, no es cierto. 

Ya que el sentido de las calles está al revés, los autobuses los abordas del lado izquierdo. El conductor obviamente va del lado derecho y se siente raro además, subirse por la puerta de en medio. 

Ayer fui al planetario de Akashi y por supuesto que la narración no entendí muchas cosas dichas, pero acompañando con las imágenes , la música y las señales fue una experiencia genial 🙂 el planetario está justamente ubicado en el meridiano 135° EXACTAMENTE. Por ello se le conoce a esta ciudad como la ciudad del tiempo.  

 
La caminata de al lee me llevó hacia el centro de Kobe. Zona a mi parecer de mucho dinero. Muchas camionetotas coches más grandes que en Tokio y de marcas más caras… Como Mercedes Benz y BMW caminé por varios lugares y estaba bastante cansado. La rodilla izquierda me comenzó a doler porque he estado apoyando mal por culpa del pie derecho que aun me provoca dolor por la ampolla. Así que me metí a un café de mucha categoría… Jajaja. Una especie de café Gourmet y pedí un café americano ァメリカンコーヒ que me costó ¥500 su chingadamadre. Pero descancé y como no tienen wifi pues solo me quedé sentado ahí nomás. 

Caminé después otro poco colina arriba y llegué a una pequeña galería de arte. Tenía unos óleos y acuarelas bastante pinches. Me fui de regreso y llegué al barrio chino de Kobe. Una calle larga llena de locales de comida. Compré unos de esos panes al vapor rellenos de algo como cerdo agridulce. Estaban sabrosos. Tomé el metro de vuelta a mi estación y esta ves lo hice bien y a la primera. Llegué a mi hostal y me senté en el futón del balcón a beberme mis dos cervezas. Junto a mi estaba Neel una holandesa muy muuy guapa y simpática con la que platiqué sobre el viaje y me recomendó ir a conocer una isla que está en Okayama. La isla se llama Naoshima y tiene un proyecto artístico increíble. ¡Pasado mañana voy! 

También me contó que su visita por Hiroshima fue un fiasco… Eso me hizo reconsiderar quedarme tanto tiempo. 

En fin, ya me voy para Osaka. El amanecer de hoy fue fantástico, por supuesto que el sol sale por el otro lado; todo está al revés. 

  
Nota. También los chicotes de los frenos de las bicicletas están al revés… El derecho frena al frente y el izquierdo atrás. Digo pa que sepan y no se maten. Jaja!

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleppy
Sleppy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *