Voy a Frankfurt

Publicado el Por admin
0 0
Read Time:2 Minute, 52 Second

Me despedí de Claudia en la esquina noreste de la Alexander Platz. Nos dimos un abrazo y le repetí que sería bienvenida en México si algún día se animaba a ir y pedalear por el sureste. Ella siguió hacia el norte y yo hacia el este, crucé la plaza y la puerta de Brandenburgo por última vez en este viaje. Seguí por la ruta que Claudia me sugirió atravesando el Tiergarten por una ciclovía paralela a la avenida principal… Fue una gran idea porque el paisaje fue nuevamente delicioso. Un bosque en plena ciudad…

Con algo de prisa seguí sin detenerme hasta la estación central de autobuses (ZOB). Adiós Berlín, nos volveremos a ver.

Subí a mi flixbus y durante nueve horas sentado, dormí, escribí, y miré por la ventana… Llegué a Frankfurt a las 8 de la noche. Ya estaba oscureciendo. Por fortuna había internet en donde nos dejó el bus y me puse a ver hostales… Cuando estaba a punto de reservar uno, algo me hizo verificar una vez más mi cuenta de Warm showers y la felicidad llegó como un relámpago. Había respuesta positiva de una solicitud que hice en la mañana, o tal vez en la noche. Me pasaron la dirección y cómo llegar, y pues allá voy.Llegué en unos veinte minutos después de (como siempre) dar un par de vueltas para otro lado… Jejeje ya me acostumbré. Total, así conozco más. Toqué el timbre Bauer/Schwarzl y abrieron, la primera puerta unos instantes después bajó Anne-Lisa. Subimos por el elevador hasta su piso (el 5º) y metí la bici. Saludé a Sebastian, su esposo y me dijo que llegué justo a tiempo porque acababan de preparar la como el milagro. Cenamos unas tortillas de carne, ejotes y puré de papa. Además me sirvieron sidra, propia de la región que por cierto es conocida por su Apfelwein y además a mis jóvenes anfitriones no les gusta la cerveza y prefieren la sidra. Estuvo bien y además mezclada con agua carbonatada que ellos mismos preparan con una maquinita.


Charlamos un rato sobre las bicicletas y las distintas ciudades de Alemania y de sus usos y políticas. Ellos mencionaron también la rodada nocturna que se está volviendo muy popular en varias ciudades alemanas que se llama «masa crítica» critical mass. Claudia me había comentado de eso y ellos corroboraron que también sucede en Frankfurt. Se convoca por internet y se hace un paseo en bici por el gusto de pedalear, quitándole la noción de que solo es transporte la bici, y devolviéndole la parte lúdica y placentera. Me parece genial que siendo un país ciclista se hayan desvanecido algunas de las partes tan lindas del ciclismo como él simplemente salir a rodar por rodar y sentir el viento en la cara refrescándote, sin prisa, sin destino, solo ir a pedalear. La página http://www.critical-mass-berlin.de tiene más detalles al respecto. Pero una de las cosas que me llaman la atención es que el reglamento de tránsito considera que si un grupo de ciclistas de más diez o algo así, va junto y se comporta como una sola unidad, debe considerársele como un solo vehículo y por lo tanto, igual que en México, se hace un bicibus y hasta que pasa el ultimo los demás coches en los cruceros pueden avanzar.

Ojalá me de tiempo de conocer el próximo evento de la masa crítica en estos días.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleppy
Sleppy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *